Además de los contaminantes primarios, que se emiten tal cual de la fuentes de emisión, éstos es transforman y potencian otros procesos, dando lugar a los contaminantes secundarios, el smog fotoquímico es el caso prototípico de este tipo de proceso